La esperanza, único antídoto contra el cambio de año