Manuscrito. ¿La extinción del heavy metal?