La fortuna ayuda a los que tienen suerte

Mariano Donadío
Mariano Donadío LA NACION
(0)
3 de noviembre de 2019  

Para amasar una fortuna se necesita tener fortuna: en una experiencia del MIT se investigaron las trayectorias laborales de cientos de personas y se llegó a la conclusión de que la riqueza es más cuestión de suerte que de talento.

La investigación fue realizada junto con la italiana Universidad de Catania. En ella se combina -en un modelo matemático- la inteligencia de varios sujetos (su cociente intelectual) con su esfuerzo (las horas de esfuerzo invertidas) a lo largo de 40 años de trabajo. Y se descubrió que el éxito económico no era proporcional a estos dos factores. Los ricos no son necesariamente los más talentosos ni los que trabajaron más.

"El paradigma meritocrático se basa en la creencia de que el éxito se debe a cualidades personales [...], pero es común subestimar la importancia de las fuerzas externas como la suerte en las historias individuales de éxito", afirman. Los antepasados romanos de estos matemáticos de Catania decían que la Fortuna prefería a los audaces. Hoy sabemos que la diosa Fortuna prefiere a los afortunados.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.