Nueva etapa. La hora de la gente razonable