Desde París. La identidad perdida