La incomprensible reacción de la Presidenta