Editorial I. La inesperada decisión de Fujimori