La lección de Próspero para nuestros políticos