La ley no tiene ideología