La lombriz solitaria de las empresas estatales