La mancha venenosa llega a la economía