La mentira tiene patas cortas y consecuencias graves