Editorial III. La miel, en apuros