La montaña mágica se quedó sin pacientes