Editorial I. La necesaria reforma política