La nueva sensibilidad por los animales llega a la política