Línea directa. La ortografía viaja en subte