Editorial II. La palabra filosófica sobre el país