El pulso político. La palabra incendiada