La paradoja del prejuicio presidencial