La paradoja del que se alegra por ser más pobre