La paradójica relación con los Estados Unidos