Editorial II. La paz, cada vez más lejos