Editorial II. La policía no puede hacer huelga