Editorial II. La policía pierde un jefe valioso