La proscripción del peronismo, un error histórico