Desde Nueva York. La protesta de los "héroes" de azul