Editorial II. La publicidad oficial como prebenda