La racionalidad alemana desafía al marketing argentino