Realismo trágico (en dos minutos). La revolución K, contra las cadenas de frío