La salud, como una mercancía