La salud en el Mundial

Carol Kotliar
Carol Kotliar PARA LA NACION
Hace años que se conoce el aumento de las consultas por dolor de pecho, arritmias y crisis hipertensiva
(0)
10 de julio de 2014  • 15:07

Algunas personas pueden vivir las experiencias vinculadas al Mundial de Fútbol como situaciones de estrés. Frente a una situación de este tipo el ser humano necesita retornar a su equilibrio a través de una propiedad conocida como resiliencia. Cuando el estrés se mantiene o sostiene por períodos inadecuados se corre el riesgo de afectar órganos vitales como el corazón, arterias y cerebro, además de promover alteraciones gastrointestinales, dérmicas, inmunológicas, entre otras.

Algunos han definido al estrés como la falta de adaptación al cambio, y aunque existen muchas perspectivas para conceptualizarlo, esta es apropiada para describir la situación que suele caracterizar el clima emocional durante un partido del Mundial de Fútbol.

Hace años que se conoce el aumento de las consultas por dolor de pecho, arritmias y crisis hipertensiva inmediatamente después de los partidos más álgidos en todo el mundo. Es cierto que no todos van a ser afectados de igual manera, existen personas con mayor vulnerabilidad en relación directa a su historia previa de enfermedad cardiovascular.

El estrés ocasiona modificaciones neurohormonales que aumentan la demanda de oxígeno de los tejidos, exigiendo mayor trabajo al corazón. Si la persona tiene algún compromiso cardiovascular previo, conocido o no, estará más propenso a sufrir un disbalance entre esta demanda incrementada y la oferta reducida. Esta condición previa favorecerá entonces ante la situación de estrés que el sujeto padezca una reducción de la perfusión y se desencadene por ejemplo una isquemia o infarto de miocardio, o cerebral reduciéndose la oxigenación de órganos vitales como el corazón o el cerebro.

Una situación que también puede incrementar significativamente el riesgo se relaciona con la ingesta de mayores cantidades de sodio que las usuales. Las reuniones entre amigos para compartir la transmisión de los partidos es ocasión o excusa para las clásicas picadas con embutidos que tienen alto contenido en sodio. Asociado a esto, la noción de estrés colectivo se refiere a situaciones que potencian el estrés como un misil contagioso entre los habitantes de un área sometida a la misma influencia. Tal fue el caso de un terremoto en Europa, la caída de las torres gemelas, y se ha reportado en partidos de futbol o finales de deportes nacionales de gran numero de adherentes y seguidores.

Consejos para evitar problemas cardiovasculares durante los partidos

  • Conocer previamente el estado cardiovascular
  • Optar por una alimentación saludable durante los partidos sin abusar del alcohol y con abundante agua. Elegir la ingesta normal de sodio. No alterar el horario de las comidas, sin agregar una permanente ingesta durante el partido. No comer mientras se mira la televisión; suele favorecer una ingesta mucho más abundante sometiendo al sistema digestivo a un trabajo más prolongado que el habitual
  • Identificar signos de estrés y moderarlo o alejarse de la situación si no puede manejarla
  • No reducir horas de descanso debido a los horarios de los partidos

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.