La sinuosa ruta en favor de los derechos humanos