El lector pluralista. La tiranía del mono