Editorial II. La trágica muerte de Rodrigo