Editorial II. La UBA y el espíritu solidario