Editorial I. La unificación de las elecciones