La variedad está a la espera de ser descubierta

Beatriz Coste
(0)
26 de octubre de 2013  

Hay alrededor de 450 quesos en el mundo y más de 150 en la Argentina. Los hay de vaca, cabra, oveja y búfala. Se consumen en nuestro país entre 11 y 12 kg por persona cada año, mayormente blandos de vaca como el cremoso, cuartirolo, Port Salut, mozzarella; luego los semiduros como el pategrás o gouda; después los duros como el sardo y reggianito (conocido como cáscara negra ), y también los fundidos, como los quesos blancos saborizados y de alta humedad, los de crema como el mascarpone o tipo Philadelphia. Recién ahí, en menor proporción, aparecen los quesos especiales , aquellos que no tienen tanta trayectoria en la Argentina, pero que van tomando popularidad, como el camembert o brie, entre los más conocidos.

Aquí siempre hay novedades en materia de quesos, tanto a nivel de grandes empresas como a nivel semiindustrial y artesanal. Su difusión tiene un rol fundamental para este crecimiento, ya que los consumidores no prueban aquello que no conocen. Hay que tener en cuenta que los quesos diferenciados de medianas y pequeñas empresas no están dirigidos a un consumo masivo, ya que se producen en menor escala y, muchas veces, es difícil para los productores llegar a los centros de consumo. Por eso son muy importantes las capacitaciones con catas dirigidas, con información sobre las generalidades de este producto, cómo consumirlo, guardarlo, catarlo y maridarlo. También es importante la prensa escrita a través de notas sobre quesos, o la ruta del queso en Buenos Aires (Suipacha), que es una muy buena alternativa para conocer este producto pasando un día en contacto con la naturaleza. También las ferias gastronómicas son un lugar de encuentro directo con productos y productores. O los libros de quesos, como la Guía de quesos especiales , de la cual soy autora, y que nace justamente para dar a conocer el gran abanico de opciones no tradicionales existentes en la Argentina.

La difusión es primordial ya que el consumidor argentino está ávido de probar alimentos novedosos, diferentes, a la vez que sigue consumiendo los tradicionales. Es que el queso es un producto muy versátil, tiene muchas posibilidades de acompañamiento y maridaje, y es un ingrediente de gran aplicación en la gastronomía. La variedad está allí, esperando ser descubierta.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.