Cristina Kirchner, en el inicio de su segundo mandato. La victoria da derechos