En tiempos de vanas popularidades, Rafael Nadal ofrece una lección ejemplar. La virtud y la gracia