Editorial II. La visita oficial de Bielsa a Armenia