Laberinto

Diana Fernández Irusta
Fuente: Reuters - Crédito: Leonhard Foeger / Edición fotográfica: Dante Cosenza|
(0)
28 de mayo de 2018  

APPIANO, ITALIA.- Se diría que hay alguien a punto de ser engullido por una densa, compacta, masa verde. Ahí está: la imagen cubierta por un follaje sin fisuras. Y en contraste hundiéndose en la blandura de las hojas, la fragilidad del paragüitas de plástico, el resto blanco y azul de la silueta humana. Estamos en un recodo del benévolo paisaje del norte de Italia. Y quien en un primer atisbo parecía víctima de cierta voracidad vegetal no es objeto, sino sujeto. Nada lo devora, salvo la fiebre de junio, esa cuyos preliminares -por caso, la presencia en un hotel del equipo de fútbol alemán- transcurren del otro lado del paredón de plantas. Lejos de la antigua Roma y cerca del Olimpo contemporáneo, la fan brega con hojas, ramas, alguna llovizna; sus dioses respiran allí cerca. Y no hay valla que contenga el deseo de verlos, escucharlos, anticipar alguno de sus ansiados portentos.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.