Las dudas del escenario Scioli-Macri-Massa

Fernando Laborda
Fernando Laborda LA NACION
(0)
5 de mayo de 2015  • 01:27

Se podría decir que la suerte está casi echada para las primarias abiertas del 9 de agosto en que se definirán las candidaturas presidenciales habilitadas para competir en las elecciones generales del 25 de octubre. La razón de semejante aseveración es que faltan apenas 35 días para el 10 de junio, fecha en que finalizará el plazo para la constitución de alianzas electorales, y es más que improbable que los dos principales postulantes de la oposición, Mauricio Macri y Sergio Massa , puedan ser parte de un mismo espacio político.

También parece improbable que Cristina Fernández de Kirchner tenga capacidad de prestidigitadora para sacar de la galera a un nuevo candidato presidencial que pueda competir con chances de éxito ante Daniel Scioli , antes del 22 de junio, cuando vencerá el plazo para oficializar las listas de precandidatos para las PASO.

Habrá, entonces, en las primarias, tres postulantes mayores –Scioli, Macri y Massa– y eventualmente varios partenaires, como Florencio Randazzo , en el Frente para la Victoria; Ernesto Sanz y Elisa Carrió , en la alianza integrada por el Pro, la UCR y la Coalición Cívica, y José Manuel de la Sota , en el frente Unidos por una Nueva Argentina (UNA) que acaba de anunciar junto al ex intendente de Tigre. Aunque también puede arriesgarse que el gobernador de Córdoba podría terminar siendo compañero de fórmula de Massa y no su rival interno.

¿Qué ocurriría si las elecciones presidenciales fuesen en estos días? Si tomáramos la última encuesta realizada por la consultora Management & Fit, concluida el 23 de abril entre 2400 personas relevadas en forma domiciliaria y telefónica en el orden nacional, tomando un hipotético escenario donde, además de Scioli, Macri y Massa, fuesen candidatos Margarita Stolbizer (Frente Progresista) y Jorge Altamira (Partido Obrero), Scioli sería la figura que obtendría más votos, pero no los suficientes para evitar una segunda vuelta con Macri.

De acuerdo con ese sondeo, Scioli cosecharía el 33,3% de adhesiones; Macri, el 29,4%; Massa, el 14,3%; Stolbizer, el 6,8%, y Altamira, el 2,3%.

Los datos más relevantes de esta encuesta pasan por el fuerte crecimiento de la intención de voto para Scioli desde febrero, cuando, posiblemente afectado como todo el gobierno nacional por la muerte de Nisman, había tocado un piso del 23,6%, según los registros de Management & Fit, y la contínua caída de Massa, desde su pico del 25% obtenido en agosto del año pasado.

La volatilidad en el voto hacia Macri es sensiblemente menor. Su crecimiento es mucho más moderado en los últimos meses, aunque permanente. En febrero, tenía apenas 1,5 puntos menos que en la actualidad en intención de voto, siempre de acuerdo con la citada encuestadora.

La noticia del último fin de semana es la ratificación de que Massa continuará en la carrera presidencial, pese a los deseos íntimos de intendentes de su sector para que optara por una candidatura a gobernador bonaerense que podría resultarle menos complicada que su apuesta a llegar a la Casa Rosada.

La lectura que hacen dirigentes del mayor distrito electoral del país es que Massa seguirá apostando a desplazar a Macri de la competencia por ingresar a una segunda vuelta electoral. También estiman que cuenta con la juventud y la osadía suficientes como para darse el lujo de salir tercero y seguir haciendo carrera con vistas a buscar su revancha en los próximos años.

Por lo pronto, Massa continuará tratando de instalarse como el candidato que más habla de la lucha contra la inseguridad y como quien, desde más temprano, cuenta con "el mejor equipo" para enfrentar los problemas económicos, a tal punto que le sobran potenciales ministros de Economía, como Roberto Lavagna, Miguel Peirano, Martín Redrado y Ricardo Delgado.

La primera gran duda es si la existencia de dos candidaturas fuertes como las de Macri y Massa debilitan a la oposición y favorecen al oficialismo, o si la presencia de Massa le resta a Scioli algunos votos que podrían acercarlo al 45% para triunfar en una primera vuelta o a obtener más del 40% y diez de ventaja sobre Macri.

La segunda duda es hacia dónde irían los votos de Massa en un eventual ballotage entre Scioli y Macri, como el que hoy pronosticarían las encuestas. Y, teniendo en cuenta, que el grueso de los votantes de Massa se ubicaría en la provincia de Buenos Aires, el desafío de Macri pasará por reforzar su campaña en ese distrito.

Habrá que esperar para encontrar las respuestas a estos interrogantes.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.