Las preguntas que Scioli no puede responder

Luis Gregorich
Luis Gregorich PARA LA NACION
Pese a que se muestra fortalecido, hay en el candidato del kirchnerismo una debilidad que brota cuando evita definirse sobre asuntos cruciales de gobierno; además, surgen dudas acerca de cómo, en el caso de llegar a presidente, logrará autonomía y autoridad
(0)
28 de julio de 2015  

Los recientes acontecimientos políticos parecen haber resultado particularmente gratos para Daniel Scioli. Fue designado por Cristina Kirchner candidato presidencial único del oficialismo; celebró la victoria a lo Pirro del macrista Horacio Rodríguez Larreta en la capital por una diferencia mucho menor que la esperada, y aparece encabezando casi todas las encuestas.

Sin embargo, pese a esta transitoria y feliz escena, la vulnerabilidad de Scioli brota frente a un análisis más riguroso. En realidad, está aprovechando la debilidad y el desgano de sus adversarios, que vacilan en confrontarlo y exigirle definiciones precisas. Por nuestra parte, dejaremos de lado su muy discutida gestión y nos dedicaremos a su discurso, a lo que dice que va a hacer y, sobre todo, a lo que no responde, no dice y debería decir para gobernar a una sociedad tan compleja como la argentina.

Lo primero que salta a la vista es la sorprendente capacidad de Scioli, cuando es entrevistado, para no contestar o eludir los temas centrales que impliquen una definición o un riesgo político. Resulta bastante divertido ver a algún pobre periodista, incluso a alguno de los más afamados, esperando una respuesta concreta de Scioli frente a un asunto más o menos escabroso, cuando todos tenemos la seguridad de que tal contestación no vendrá y será sustituida por una maraña de vaguedades, buenas intenciones y corrección política.

No se trata de menospreciar a Scioli ni mucho menos a sus votantes. Soslayar respuestas comprometedoras puede ser una estrategia dirigida a un público que más bien funda su tranquilidad en la confianza que brinda una imagen sonriente o, simplemente, vota con la resignación y el fatalismo de la teoría del "menos malo".

Lo que el candidato no puede impedirnos es que, desde el espacio mediático, sí le pidamos algunas definiciones, claras y concretas, sobre por lo menos cuatro o cinco puntos de inevitable resonancia. Nos responderá a nosotros o a cualquier otro que le haga las mismas preguntas. O a nadie: más bien desviará la conversación hacia los centros UPA, las cloacas y las casitas bien hechas.

Vamos de menor a mayor. ¿Cuáles son los orígenes políticos e ideológicos de Scioli? Nos importa para imaginar su conducta como gobernante en el orden nacional. ¿Se inserta en alguna de las vertientes de la tradición peronista? ¿O, dada su reciente sobreactuación fotográfica con Raúl Castro en La Habana, debemos imaginar una nostalgia izquierdista?

Respondemos por él. Nada de eso.

Scioli pertenece a una rica familia de comerciantes de electrodomésticos, de cuya vocación política lo único que recuerdo es su adhesión activa, en 1989, a la fórmula radical Angeloz-Casella. Luego la empresa familiar quebró. Scioli, cuya pasión absorbente no fue ninguna carrera liberal, ni tampoco la actividad política, sino un deporte de riesgo como la motonáutica, puede considerarse un peronista por adopción. Su ingreso en el Grial del justicialismo fue promovido, en los años 90, por el entonces presidente Carlos Menem, así como había ocurrido con Palito Ortega y Carlos Reutemann. En este terreno se le puede preguntar sobre su raigambre menemista, pero no le costará escurrirse con un giro hacia la felicidad, la paz y la unión de la gente.

Más arduo le resultará mantener la calma y referirse a cualquier mundo paralelo cuando se multipliquen las preguntas sobre política económica. ¿Qué pasará, si Scioli es elegido presidente, con el cepo cambiario, las retenciones al campo, el endeudamiento interno y externo, y el flagelo de la inflación? ¿Se mantendrá la política fiscal regresiva, que castiga a sueldos y jubilaciones, o se optará por el impuesto progresivo a la renta financiera? ¿O todo seguirá en el limbo, como hasta ahora, en tanto continúa una frenética expansión monetaria? ¿Cómo se hará para reactivar las economías regionales?

Se sabe que la política económica suele discutirse a puerta cerrada, con influyentes grupos empresarios y sindicales. No parece que el silencio de Scioli, sólo quebrado por entusiastas elogios a la administración de Cristina Kirchner, lleve sosiego a estos sectores. En voz baja, los economistas íntimos del candidato prometen indefinibles cambios. ¿Bastará?

Toca el turno sobre el papel de la Argentina en el mundo y en la región. No hay indicios de que Scioli se haya entusiasmado con el tema. Sus asesores estarán rumiando respuestas coherentes a los interrogantes que se desprenden de un nudo problemático en cuyo tratamiento podría adivinarse a un estadista. Vamos a elegir sólo unas pocas preguntas. ¿Qué se hará con el Mercosur y cuál será nuestra relación con los países de la cuenca del Pacífico? ¿Se regularizarán nuestros vínculos con los Estados Unidos y con Europa o seguirá la política del aislamiento? ¿Qué habrá que hacer con los holdouts? ¿Le conforma la estrecha relación con regímenes populistas como los de Venezuela y Ecuador? ¿Simpatiza con el modelo chavista/bolivariano, por ejemplo en su concepción de la libertad de prensa y sus relaciones con la oposición? (Dicho sea de paso: ¿qué opina de nuestra ley de medios?)

La parte final del interrogatorio es la más inquietante. Abarca tres temas: la Justicia, la corrupción y la sucesión en el poder. Los dos primeros tienen una íntima vinculación. Sólo una Justicia independiente podrá perseguir eficazmente a la corrupción, pública y privada, monstruo de siete cabezas que destruye las mejores energías del país y que desvía o eterniza los proyectos de largo y mediano plazo. Los funcionarios públicos corruptos deben devolver lo que han robado e ir presos, sean de la jerarquía que sean, pero también los particulares que han evadido cientos o miles de millones y se los han llevado al exterior deben repatriar esas fortunas y aceptar las sanciones correspondientes.

¿Será capaz Scioli de cumplir con este mandato de la historia, que ha sido derrotado en forma reiterada por el cínico "roba, pero hace"? ¿Podrá o le interesará firmar con los demás candidatos a presidente –como otros dirigentes políticos lo han pedido– un pacto anticorrupción, que incluya la creación de una comisión investigadora, a la manera de la Conadep, que actúe con plenos poderes? ¿Tendrá sentido, para Scioli y todos los demás, reclamar esta actitud en una sociedad en que se han naturalizado las prácticas corruptas y el quebrantamiento de la ley hasta el límite que muestra, con realismo y metafóricamente a la vez, la notable película Relatos salvajes, dirigida por Damián Szifron?

Las preguntas que hemos formulado a Scioli son válidas, en su gran mayoría, para todos los candidatos, y pueden ser usadas en cualquier debate que honradamente se lleve a cabo. La última, sin embargo, sólo está dirigida a Scioli, y sólo él la puede responder. ¿Cuál es la garantía de que no estemos en presencia de la "variante Putin", no precisamente ajedrecística, que ya denunciamos hace tiempo desde estas líneas y que se puede consumar incluso sin mayoría parlamentaria? (Hay una subvariante fácil de imaginar: "la Zannini".)

La simetría es perfecta: el presidente de Rusia, Vladimir Putin, no podía aspirar a una segunda reelección consecutiva y propuso como candidato a su amigo Dmitri Medvedev; éste ganó y nombró primer ministro a Putin. Una vez transcurrido el período de Medvedev, Putin –que estaba de nuevo habilitado– se presentó y ganó otra vez. También Scioli, en caso de ganar, podría designar a Cristina Kirchner jefa del gabinete de ministros (¿acaso no es "la jefa del movimiento"?) con atribuciones delegadas hasta 2019, en que sería de nuevo reelegida. ¿Cómo haría Scioli, sin mayores apoyos ni empatía verdadera con la jefa, y rodeado por una sólida bancada kirchnerista en el Congreso, para ser un presidente con autoridad?

¿Llamaría a sublevarse a las masas? ¿Pediría socorro al peronismo no kirchnerista? ¿Tal vez se acercaría a la oposición? ¿O aceptaría el papel discreto y bonachón del que reina y no gobierna? Merecemos respuestas, merecemos un compromiso, para saber a quién se votará en realidad.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?