Opinión. Las preguntas que se responderán en 2014