Editorial II. Las usurpaciones deben terminar