Editorial II. Las vacaciones de invierno