Estudiantes y estudiosos. Las vías del absurdo