Lecciones de Cristina para que todos aprendan

(0)
25 de julio de 2020  • 00:30

La vocación pedagógica es un atributo excepcional. Es más, suele ser una cualidad de la que ni siquiera gozan muchos de quienes tienen título de maestra o maestro. Sin embargo, es imprescindible para transformar la realidad y para elevar a la sociedad.

Quien ejerce su capacidad didáctica con vocación, sumando la pasión a la aptitud, resalta. Pero no siempre suele obtener reconocimiento. Cada tanto la política ofrece algunos ejemplos notables. Por eso, merecen destacarse.

Cristina Kirchner es, sin dudas, una de esas rara avis que reúne tales condiciones en modo superlativo. Jamás deja pasar la oportunidad de ejercer la pedagogía. Enseñar es, evidentemente, una de sus grandes pasiones. Se vió una vez más en la última sesión del Senado. Allí dejó una pieza para el recuerdo al apostrofar al senador Lousteau. Le dio cátedra sobre el imperio de las mayorías. Aunque eso implique violentar reglamentos, leyes y la Constitución. O silenciar a las minorías. Minucias. Si están los votos, las razones sobran. Para que aprendan.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.