Editorial II. Ley de mecenazgo, un paso adelante